Campaña

Redes sociales, blogs y periódicos en línea se han convertido en amplificadores de violencia contra grupos vulnerables como periodistas, defensores/as de derechos humanos, mujeres, miembros de la comunidad LGTBIQ.

Por definición, el término feminismo se refiere a personas que están a favor de la igualdad política, económica y social de mujeres y hombres, favoreciendo cambios legales y sociales orientados a conseguir esa igualdad. Pero en el mundo -en este caso en particular, la red-, el solo hecho de declararse feminista o referirse al  género hace emerger un torrente de mensajes violentos, de odio y de cibermisoginia (acoso, hostigamiento, extorsión y amenazas, robo de identidad, doxxing, alteración y divulgación de fotos/videos sin consentimiento, etc.), que queremos cuestionar.

Cuando una mujer es activa en la red (ej. periodistas, bloggeras, comunicadoras) y recibe ataques, estos se caracterizan por utilizar estereotipos sexistas, agresiones sexuales, descalificación y amenzas hacia la familia y las relaciones personales, y comentarios negativos sobre la apariencia física. En consecuencia, muchas de ellas optan por la autocensura o se retiran de las redes, intentando así reducir los efectos psíquico-emocionales que supone recibir constantemente estas agresiones.

Por otro lado, también hay personas y grupos que al sufrir ataques se han unido aún más con el objeto de ofrecer narrativas que realcen los derechos a una vida sin violencia. Expresar nuestras ideas libremente es fundamental para acabar con la violencia y promover el respeto por nuestros derechos.

Te invitamos a participar desde el 25 de noviembre en los 16 días de activismo contra la violencia hacia las mujeres, de manera creativa y sin amenazas. Utiliza la alerta machitroll, una herramienta  que usa el humor para señalar comportamientos que atacan los derechos de las mujeres en la red.

Internet sin violencia ¡Hagámosla nuestra!